Al final no me aguanté más. Esperé que mi mamá se vaya en su trabajo y me fui a preguntarle a mi vecina. Ella ko también seguro que sabía cómo lo que mi hija entró en mi barriga. Por eso cuchicheaba todo el día con mi mamá.  Yo ya sabía que se necesita un papá para tener el bebé, yo ko tengo un papá también, pero cómo lo que se hace lo que no sabía y yo no tengo ni novio ni marido ni nada de esas cosas y con mi mamá era imposible luego hablar. Cada vez que trataba de preguntarle me gritaba mal como si fuera luego mi culpa.

Esa mañana directo me fui con mi bebé a lo de mi vecina.  Entré por el pasillito del costado y ella estaba ahí lavando su ropa. Le puse a la bebé en un silloncito de cable que estaba al lado y en seco le pregunte: “Por favor  na contame cómo lo que llegó mi hija a mi panza? Ya no aguanto más, demasiado quiero saber!” Me miró todo raro, con cara de asustada y nerviosa: “ayna mi hija, en serio piko no sabes?” he’i y ahí demasiado mal ya me puse. “Mba’eicha piko aikuaata si ma’avea nomombe’úi chéve!” Parece que  vio mis lágrimas porque dejó luego lo que estaba haciendo y se tranquilizo. Me dijo, “vení acá, sentate”. Y le seguí hasta la sombrita del árbol donde había una silla y un tronquito, y ahí nos sentamos. Suspiró largo antes de hablarme y después me dijo, “Che memby, me duele mucho lo que voy a decirte, pero tu papá te hizo esto. Entendés? Él es el papá de tu bebé.”

-Mi papá??????

Demasiado mucho me asusté. No podía luego creer. Al principio ko pensé que me estaba diciendo nomás. O que no escuché bien. No podía ser.  Pero su ojo también estaba todo rojo y parecía que ella también quería llorar.

Abuso he’i. Violación.  “El no tenía que hacer así por vos, está mal, che memby; siempre creímos que te quería, pero nunca te quiso y abusó grande de vos…”

Y me abrazó y lloró y yo como si me clavaran feroz puñal en la panza sentí cuando mi vecina me dijo así.

Mi papá nunca me quiso. Mis lágrimas salían de mis ojos pero esta vez era distinto. Mi papá puso un bebé en mi barriga, se me revolvía el estómago. Abuso. Violación. Ahí nomás ya iba a vomitar. Le agarré a mi bebé como pude y  me fui a mi casa, parecía que mi cabeza me iba a explotar. Cuando mi hija se prendió por mi tití comencé a llorar fuerte luego, pero no porque me dolía mi titi. Esta vez me dolía todo y me dolía más grande.

Más fuerte. Más feo.  Parecía que algo se rompió luego dentro de mi.

Cuando ella se durmió me acosté en la cama y parece que ahí todo empezó a venirme a la cabeza de repente. Me acordé que cuando tenía 5 años, mi mamá se tuvo que ir a la campaña a visitarle a mi abuela porque estaba muy enferma, entonces yo me quedé sola con él en  casa. Un día, cuando llegué de la escuela, me llamó para darme una caja de bombones. Después me llamó para acostarme con él en la cama. Me decía que me quería muchísimo y que cuando la gente se quiere demasiado se tienen que sacar la ropa, entonces nos quedamos opivo ite. Todo el tiempo que mi mamá estuvo en la campaña dormí con él.  Me acuerdo muy bien que después de eso no podía hacer pipí, me picaba mucho ahí abajo, pero como mi papá me dijo que no le diga a nadie, nunca le conté a mi mamá ni a nadie luego. Cuando ella llegó ya dormí en mi cama otra vez. Pero siempre que ella salía, él  me traía cosas y nos acostábamos en la cama sin ropa. El me decía que así era cuando la gente demasiado se quería, y yo le quería, y  era chica y no sabía que estaba mal.

Pero una vez ko ella pilló. Yo me acuerdo bien. Mi mamá  encontró mi bombacha cerca de la cama y le dijo algo, así como “anive ejapó peicha la mitã tavyre”. Yo no entendí muy bien. ¿Por qué ella no me avisó? ¿Por qué no me dijo que no había que hacer así?

Ahora que mi vecina me contó todo, me enoja muchísimo y me pone triste también. Mi papá nunca me quiso y mi mamá nunca me cuidó ra’e, ella piko sabía todo?

Ella sabía?

Todo hinchado Ko ya están mis ojos, demasiado mucho ya lloré, le miro a mi hija y lloro más todavía. No puedo creer que ella sea hija de él. Pobrecita mi bebé. No es ko su culpa yo se, y yo no quiero que a ella le pase lo mismo que a mí.

No sé cuantas horas pasaron pero mi mamá vino y me encontró en la cama y me dijo “mba’e jeymapa ojehu ndéve” y en seco le dije lo que  mi vecina me contó. Su cara cambió todito mal, pensé luego que algo le iba a pasar. Se sentó en la cama y ahí mismo empezó a llorar sin parar. “Nde piko mamá reikuaapa la ojejapóva chéve?”-le pregunté y ella sólo me decía “che memby querida, perdonamena” diez mil veces por ahí me dijo eso sin parar de llorar. Yo le grité, porqué pa lo que nunca me dijo nada y tampoco me cuidó!!!!!!!! Por qué si sabía me dejaba sola con él!!! Y  mi grito fue tan feo que le despertó a la bebé y se puso a llorar, y  ella le quiso alzar pero yo salté y le agarré a mi hija, y ahí, ahí yo sentí que tengo que cuidarle a ella porque a mi nadie me cuidó.

Muchas cosas yo no entiendo todavía, 12 años nomas ko tengo y todo parece que se me escapó, no me puedo más ir a la escuela, ya no hablo más con mis amigas kuéra, les veo a ellas que tienen su chico’i y no puedo luego pensar en tener eso después, encima ya no sé más si voy a poder ser profesora o enfermera, mba’eeepa oikota chehegui.

Lo único que ahora mismo tengo en mi cabeza cuando le veo a mi bebé es que le quiero cuidar de todo. Yo soy su Mamá. No va a ser fácil pero voy a salir hina adelante por ella, porque no es ko mi muñeca nomás como me decían.

Ahora que sé qué lo que es abuso, que hay ayuda y que se puede denunciar, demasiado quiero que se sepa que a mi  ni a ninguna nena de mi edad ko luego no le tiene que pasar estas cosas. Mucho menos a mi bebé.

Mi hija ko es,  y no quiero que nadie le haga lo que a mí me hizo mi papá.